Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]

Em Português


Blimunda # 3, agosto 2012

Sábado, 18.08.12
Bajar Blimunda # 3 portugués (pdf)
(Este número no se ha traducido al español)

No se conmemora el centenario de un escritor, se celebran los cien años de vida de un ser humano que en cualquier momento puede aparecer por una esquina, con una camisa blanca, o tal vez de flores, con un gesto tan abierto que en él se pueden seguir refugiando generaciones de personas, con una insobornable amistad, ésa que le hizo cruzar un siglo siempre acompañado, tan cómodo en su piel como en las relaciones con otros, siempre sus semejantes. Porque Jorge Amado era de esa estirpe “gracias a Dios”, como diría Zelia Gattai cuando a sí misma se definió anarquista por influencia divina.

Pudieron haber tenido Jorge Amado y José Saramago una relación más dilatada en el tiempo. Para eso hubiera bastado que Saramago diera el pequeño paso que le acercaría al gran escritor brasileiro en un tiempo en que el mundo era joven, pero el sentido del respeto debido hacia el maestro hizo que el portugués siguiera su camino y esperara que un día, tal vez, lo que tuviera que pasar, pasase. Y así fue. Saramago no se mostró ante Jorge Amado con las manos vacías, cuando llegó a su presencia y amistad llevaba –simbólicamente, claro- unos cuantos libros que justificaban que ambos se encontrasen y se hablasen de tú. Pudieron hacerlo, lo hicieron y a fondo, porque si la relación entre el escritor de Bahía y el de Ribatejo no abarcó más allá de una década, sí fue tan intensa como para contarse miedos y proyectos, sueños por realizar, aventuras que siempre quedarían por vivir y otras bebidas hasta la última gota. Conversaron los dos escritores de política y de pasiones, de dificultades y de logros, a veces con picardía, a veces con una seriedad casi doctoral que acababan rematando con una carcajada, y de aquellas conversaciones quedan ecos que algunos amigos de vez en cuando recomponen a retazos. Qué lástima que la gran Zelia Gattai no esté aquí para documentar, con su prosa fresca y lúcida, aquellos encuentros en Bahía, París, Roma, Madrid o Lisboa, aquellos viajes por Galicia o por el norte de Italia, aquellos proyectos de levantar puentes sobre ríos y mares, sobre océanos, tal vez sobre planetas si en ellos existe el olor a canela, que es el olor de la vida que tanto amaron ellos, los tres, Jorge y Zélia, José.

Comienza ahora el año de Brasil-Portugal. La Fundación José Saramago entra de lleno en este acercamiento porque nació también para eso. Celebrar los años de Jorge Amado es su día, en su mes, es el primer paso. Luego vendrán otras actividades en las que se irá contando que los seres humanos no pasan, se quedan, son inmortales mientras haya quien los recuerde y festeje. Con dignidad, lucidez y emoción.

En el entierro de José Saramago se recordó a Jorge Amado en el momento en que el avión en que viajaba la pareja Amado-Gattai tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia. Entonces, Jorge, que tenía pánico de volar, se puso a pedir a gritos el periódico, ante el estupor de Zelia: “Pero Jorge, ¿nos vamos a matar y te pones a pedir el periódico?” “¿Qué quieres” fue la respuesta del marido,”que me muera sin saber lo que ha pasado en el mundo?” Pues si en el entierro de José Saramago se recordó este hecho para decir que en el mundo, según los periódicos, lo que había pasado era que había muerto un hombre bueno, un imprescindible, hoy se puede añadir que los medios de comunicación, las librerías, las bibliotecas cuentan estos días de agosto que un gran escritor está de fiesta de cumpleaños y nosotros con él. Que no se ha ido, por eso, contrariando al periódico mexicano La Jornada, que tituló cuando el escritor de Brasil murió “Adiós, Amado”, hoy, en la Fundación José Saramago lo que decimos, y con nosotros quienes visitan la exposición y quienes leen sus libros es “Hola, Amado”.

Adobe Reader (gratuito):
Mac OS
Windows

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado por Fundación Saramago





Destacados

Ver todas las noticias

Amigos de la Fundación José Saramago


Librería/Tienda de la Fundación José Saramago


Además


Sonidos de la Fundación


Blimunda


Serviço educativo



La Fundación
Somos lo que dice el documento José Saramago firmado en Lisboa el 29 de junio de 2007. Somos la Fundación José Saramago.
Más información | E-mail

Buscar

Pesquisar no Blog  

La Casa dos Bicos

La Casa dos Bicos, edificio del siglo XVI situado en la calle Bacalhoeiros, Lisboa, es el hogar de la Fundación José Saramago.

La Casa dos Bicos se puede visitar de lunes a sábado de 10h a las 18h (última entrada a las 17h30m).
Leer más


A Casa José Saramago en Lanzarote

La casa hecha de libros se puede visitar de lunes a sábado de 10h a las 14h30. También se puede caminar virtualmente, aquí.

Reciba nuestro boletín de noticias


#saramago no Twitter



Archivo mensual

  1. 2014
  2. J
  3. F
  4. M
  5. A
  6. M
  7. J
  8. J
  9. A
  10. S
  11. O
  12. N
  13. D
  14. 2013
  15. J
  16. F
  17. M
  18. A
  19. M
  20. J
  21. J
  22. A
  23. S
  24. O
  25. N
  26. D
  27. 2012
  28. J
  29. F
  30. M
  31. A
  32. M
  33. J
  34. J
  35. A
  36. S
  37. O
  38. N
  39. D
  40. 2011
  41. J
  42. F
  43. M
  44. A
  45. M
  46. J
  47. J
  48. A
  49. S
  50. O
  51. N
  52. D
  53. 2010
  54. J
  55. F
  56. M
  57. A
  58. M
  59. J
  60. J
  61. A
  62. S
  63. O
  64. N
  65. D
  66. 2009
  67. J
  68. F
  69. M
  70. A
  71. M
  72. J
  73. J
  74. A
  75. S
  76. O
  77. N
  78. D

TripAdvisor

Parceiros institucionais:

Parceiro tecnológico:

Granta