Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]

Em Português


Saramago, el apóstata o las «ondulaciones profundas del espíritu humano»

Viernes, 29.03.13

La iglesia católica estos días es noticia: el nuevo papa, sus modos y sus palabras, parecen romper con tradiciones arraigadas en la institución que contradecían el espíritu evangélico, aunque estuvieran basadas en normativas legales tan caducas como ofensivas. Una de ellas es la censura -el famoso Index librorum prohibitorum et expurgatorum- que creíamos abolido con el Concilio Vaticano II y que, sin embargo continua vigente en algunas instituciones dependientes de la iglesia. Así, hace poco, se supo que más de 700 libros de autores portugueses de todos los tiempos estaban prohibidos o eran de desaconsejada lectura para los miembros numerarios o súpernumerarios del Opus Dei, entre ellos la mayor parte de la obra de José Saramago. El profesor y ensayista Miguel Koleff, especialista en Literaturas en Lengua portuguesa e investigador del corpus saramaguiano, reflexiona sobre este comportamiento, generador de conflictos morales y demostrativo de que el miedo a pensar libremente sigue arraigado en grupos cerrados donde no entre, tal vez, ni la luz ni el espíritu.

La noticia de este Index llegó a Argentina y el profesor Koleff se sintió en la obligación de escribir y contextualizar. No sabemos si el artículo del profesor argentino de la Universidad Nacional de Córdoba fue leído por el cardenal de Buenos Aires y actual Papa, en cualquier caso aquí lo reproducimos, hoy Viernes Santo, con la esperanza de que sea motivo de reflexión. Que llegue o no a Roma no depende de nosotros, simples divulgadores de un pensamiento -el de Koleff- dolorido por tantas amputaciones como la iglesia oficial ha venido generando a los largo de los años, desde el siglo de hierro, y que el Concilio de todas las esperanzas no consiguió superar ante la pena y el desconcierto de quienes pensaban en una iglesia libertadora y una teología del espíritu.

Pilar del Río

--

Saramago, el apóstata o las «ondulaciones profundas del espíritu humano» (1)

Miguel Koleff (2)

Sin embargo, con desconcertante ingenuidad, aquí andamos preguntándonos, una vez más, cómo es posible que haya regresado el flagelo, cuando lo considerábamos extinto para siempre; en qué mundo terrible seguimos viviendo, cuando tanto creíamos haber progresado en la civilización, cultura, derechos humanos y otras prenda. 

(J.S.)

Hace pocos días nos hemos deparado con la novedad de que la Inquisición no ha desaparecido del todo. Es cierto que no se ven horcas en las plazas públicas y que las procesiones religiosas no se vitorean con cantos de triunfo por el castigo del infractor, seguramente algún impío de los que nunca faltan. Algunos teóricos llegan a sostener que prácticas que se suponen desterradas sólo están disfrazadas con ropajes nuevos. El caso de la trata así lo pone en evidencia como así también las formas de esclavitud que a cada tanto surge a la luz en talleres clandestinos donde se cuece el destino de los pobres.

Ahora bien, el listado de libros prohibidos elaborado por el Opus Dei no deja de ser escandaloso. Y esto porque un sector poderoso de la Iglesia Católica se cree todavía capaz de recomendar las lecturas a las que deben acceder sus fieles y fustigar en contra del libre arbitrio que determinan las opciones personales. Lo curioso de esa nómina –y que llama mi atención- es la presencia de doce novelas de José Saramago entre los textos censurados. Si bien el hecho – a mi juicio- es una propaganda a favor del escritor portugués, no deja de ser enojoso el criterio de legitimidad con el que esa institución religiosa mide el canon literario y decide su valor escriturario.

Ciertamente los textos incluidos en la lista negra ofenden los principios morales de la Institución poniendo en jaque su ordenamiento mental y material. Así puede entenderse que el autor de El Evangelio según Jesucristo (1991) y Caín(2009) desacredite en esas novelas ciertas versiones consagradas de la historia oficial del cristianismo cuyos intereses hay que defender. No importa –entonces- su estatuto ficcional, su lógica de composición y su innovación formal; hacen pensar de manera diferente a la acostumbrada y ése es el pecado imperdonable que no merece redención. Es más fácil condenar el acierto narrativo de un autor que repensar y deconstruir las verdades impostadas a las que siguen de pie puntillas.

Ciertamente no se trata de defender a Saramago que puede hacerlo por sí mismo a través de su obra sino de impugnar la intolerancia todavía marcada en nuestra época por instituciones que avasallan con estereotipos integristas y reaccionarios el pensamiento crítico, sin al menos pronunciar una palabra en contrario. Si bien es cierto que –como afirmaba el autor- «la intolerancia, después de tantas pruebas dadas, se nos presenta como una expresión trágicamente configuradora de la especie humana y de ella inseparable, y probablemente tiene raíces tan antiguas como el momento en que se produjo el primer encuentro entre una horda de pitecántropos rubios con una hora de pitecántropos negros» lo que en este caso molesta es que se torne pública e impune y que asegure la vigencia de una voz que no ha cejado en crear divisiones y rupturas en la sociedad.

Es increíble tener que recordarlo otra vez pero una sociedad democrática se construye a partir de una diferencia responsable que no surge de imperativos dictados en el oído. Hay una escena del Ensayo sobre la Lucidez(2004) en el que uno de sus personajes célebres, el comisario, decide dejar de actuar como estaba acostumbrado –vigilando y castigando, para usar los términos de Foucault- porque se convence de que no puede contribuir al orden social cumpliendo forzosamente órdenes que le insuflan los superiores y que no condicen con su propia razonabilidad. Cuando le consultan por qué lo hace, por qué se aparta de la obediencia debida, señala: «Nacemos y en ese momento es como si hubiésemos firmado un pacto para toda la vida, pero puede llegar el día en que nos preguntemos: ¿quién firmó esto por mí?» Sería muy bueno –a mi parecer- que al menos uno solo de los destinatarios del ominoso listado sea capaz de hacerse esta pregunta ayudando a erradicar uno de los miserables males de la humanidad, la censura.

Es claro que apelar al valor y la importancia de las novelas de José Saramago teniendo en cuenta su profusa producción es imposible resumir en estas escasas líneas. Quede entonces la intención de devolver a su justo lugar la dignidad de una escritura, sacándola de la humillación a la que ha sido sometida en nombre del horror y de la mordaza de consciencia que aguza la impostura de este enclave religioso que –una vez más- da que hablar.

____________________________________

(1) Saramago, J. (2006). Descubrámosnos los unos a los otros. In J. Saramago, El nombre y la cosa (pp. 55-65). México: FCE
(2) Ensayista y docente universitario especialista en Literaturas en Lengua Portuguesa e investigador del corpus saramaguiano

Cátedra libre José Saramago

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado por Fundación Saramago





Destacados

Ver todas las noticias

Amigos de la Fundación José Saramago


Librería/Tienda de la Fundación José Saramago


Además


Sonidos de la Fundación


Blimunda


Serviço educativo



La Fundación
Somos lo que dice el documento José Saramago firmado en Lisboa el 29 de junio de 2007. Somos la Fundación José Saramago.
Más información | E-mail

Buscar

Pesquisar no Blog  

La Casa dos Bicos

La Casa dos Bicos, edificio del siglo XVI situado en la calle Bacalhoeiros, Lisboa, es el hogar de la Fundación José Saramago.

La Casa dos Bicos se puede visitar de lunes a sábado de 10h a las 18h (última entrada a las 17h30m).
Leer más


A Casa José Saramago en Lanzarote

La casa hecha de libros se puede visitar de lunes a sábado de 10h a las 14h30. También se puede caminar virtualmente, aquí.

Reciba nuestro boletín de noticias


#saramago no Twitter



Archivo mensual

  1. 2014
  2. J
  3. F
  4. M
  5. A
  6. M
  7. J
  8. J
  9. A
  10. S
  11. O
  12. N
  13. D
  14. 2013
  15. J
  16. F
  17. M
  18. A
  19. M
  20. J
  21. J
  22. A
  23. S
  24. O
  25. N
  26. D
  27. 2012
  28. J
  29. F
  30. M
  31. A
  32. M
  33. J
  34. J
  35. A
  36. S
  37. O
  38. N
  39. D
  40. 2011
  41. J
  42. F
  43. M
  44. A
  45. M
  46. J
  47. J
  48. A
  49. S
  50. O
  51. N
  52. D
  53. 2010
  54. J
  55. F
  56. M
  57. A
  58. M
  59. J
  60. J
  61. A
  62. S
  63. O
  64. N
  65. D
  66. 2009
  67. J
  68. F
  69. M
  70. A
  71. M
  72. J
  73. J
  74. A
  75. S
  76. O
  77. N
  78. D

TripAdvisor

Parceiros institucionais:

Parceiro tecnológico:

Granta