Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]

Em Português


Cartas desde Bogotá (2)

Jueves, 18.04.13

El arte de oír discursos y entenderlos por lo que cuentan y por lo que callan puede ser apasionante. Y estimulante. De discursos varios va esta carta, los que se pronunciaron en el acto de apertura de la FILBo, la Feria del Libro de Bogotá, en la que seis hombres hablaron y una mujer cantó y lo hizo muy bien, quede ya señalado, porque Raquel Tavares mereció los aplausos que recibió. Seis discursos, seis, como anunciaban antes (y no sé si ahora) las carteleras taurinas. Hablaron los máximos representantes de la Feria del Libro, que describieron minuciosamente lo que iba a pasar y los actos y actores más calificados, el alcalde de Bogotá, el escritor Vasco Graça Moura y los jefes de estado de Colombia y Portugal, cada uno con su registro y de la tarde algunos hicieron fiesta, reconciliando a la audiencia con el sermón y el discurso, con el uso de la oralidad para decir y ocultar, para mandar mensajes y para provocar emociones. Vasco Graça Moura recorrió el paisaje de la literatura, los perfiles de la delegación portuguesa con respeto por la pluralidad y la singularidad de cada creador. Lo hizo con voz vibrante y amena, en portugués de altura y calidad que se rompió solo una vez al nombrar a la traductora de varios autores que por alguna razón no formaba parte de la delegación siendo, como es, colombiana y portuguesa. Dejó dicho su mensaje en nombre propio y de otros escritores y fue una forma de llenar una ausencia. Un discurso, el de Graça Moura, de ver el mar desde las palabras y de llegar a los afectos. Nombró al “querido José Saramago”, también a Nuno Júdice, a Ana Luísa Amaral, cerró con un homenaje a García Márquez y a los cien años de colaboración que nos quedan por delante y bueno será que así sea. El alcalde de Bogotá improviso un relato entre literario y político que iba dirigido al presidente de Colombia. Desde el buen humor dijo cosas serias, como que Bogotá fue considerada alguna vez la Atenas de América del Sur y que hoy es el producto histórico de las violencias de Colombia, aunque no se detuvo en ellas porque miró al futuro, que tal vez sea más leve, como las palabras, menos pesado que el cemento, y los no colombianos entendíamos que se cruzaban mensajes políticos el alcalde y el presidente, dos hombres que conocen su cultura, la citan, la hacen metáfora, le ponen color a lo que dicen porque surge del conocimiento, o del saber, esa ambición citada por el presidente como objetivo de la Literatura y, tal vez, consecuencia de “la invasión más amable”, ésta de portugueses que llega ahora, dijo textualmente el Presidente Santos, que antes había definido como un hecho poético la presencia de Portugal en Colombia, en un discurso en que ninguna palabra resultó vulgar, ninguna, ni cuando describió los millones de libros editados para las bibliotecas, las subastas inversas con las editoriales, los equipamientos básicos de libros en las casas que se construyen para gente humilde, porque leer es habitar un infinito profundo, llegar, si el lector no se queda pegado a la página, y reprodujo declaraciones de José Saramago, de piedra en piedra, es decir, de palabra en palabra, a la otra orilla, a lo que está por descubrir, la isla que somos cada uno, la isla que es el otro. Y habló de una balsa de piedra que navega rodeada por el azul turquesa del océano, y del rojo de los claveles de abril, y describió fusiles que no dispararon un día 25 de hace 39 años y de cómo esas armas sirvieron de casa para claveles justo cuando en Colombia se está intentado conseguir acuerdos de paz, que los fusiles dejen de matar y las mil flores de todos los colores ocupen el lugar de la destrucción en cada casa, en cada persona. Sí, existe un arte de discursar y de oír. Años atrás se iba a iglesias y a tribunas para oír al padre Vieira, a un político, a un intelectual que hacía música con las palabras y con las ideas. Luego llegó la publicidad, los mensajes se transformaron, se entró en otro tiempo, tal vez sin paciencia para el placer de escuchar. En Bogotá, en la apertura de la Feria del Libro se retomó la tradición antigua de hablar y entender y se ganó la jornada.

Pilar del Río

Autoria e outros dados (tags, etc)

publicado por Fundación Saramago





Destacados

Ver todas las noticias

Amigos de la Fundación José Saramago


Librería/Tienda de la Fundación José Saramago


Además


Sonidos de la Fundación


Blimunda


Serviço educativo



La Fundación
Somos lo que dice el documento José Saramago firmado en Lisboa el 29 de junio de 2007. Somos la Fundación José Saramago.
Más información | E-mail

Buscar

Pesquisar no Blog  

La Casa dos Bicos

La Casa dos Bicos, edificio del siglo XVI situado en la calle Bacalhoeiros, Lisboa, es el hogar de la Fundación José Saramago.

La Casa dos Bicos se puede visitar de lunes a sábado de 10h a las 18h (última entrada a las 17h30m).
Leer más


A Casa José Saramago en Lanzarote

La casa hecha de libros se puede visitar de lunes a sábado de 10h a las 14h30. También se puede caminar virtualmente, aquí.

Reciba nuestro boletín de noticias


#saramago no Twitter



Archivo mensual

  1. 2014
  2. J
  3. F
  4. M
  5. A
  6. M
  7. J
  8. J
  9. A
  10. S
  11. O
  12. N
  13. D
  14. 2013
  15. J
  16. F
  17. M
  18. A
  19. M
  20. J
  21. J
  22. A
  23. S
  24. O
  25. N
  26. D
  27. 2012
  28. J
  29. F
  30. M
  31. A
  32. M
  33. J
  34. J
  35. A
  36. S
  37. O
  38. N
  39. D
  40. 2011
  41. J
  42. F
  43. M
  44. A
  45. M
  46. J
  47. J
  48. A
  49. S
  50. O
  51. N
  52. D
  53. 2010
  54. J
  55. F
  56. M
  57. A
  58. M
  59. J
  60. J
  61. A
  62. S
  63. O
  64. N
  65. D
  66. 2009
  67. J
  68. F
  69. M
  70. A
  71. M
  72. J
  73. J
  74. A
  75. S
  76. O
  77. N
  78. D

TripAdvisor

Parceiros institucionais:

Parceiro tecnológico:

Granta